Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

Beneficios del masaje en los animales de compañia

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
  • Beneficios del masaje en los animales de compañia

¿Qué beneficios puede tener el masaje en los animales de compañía?

Durante el masaje la hipófisis libera endorfinas, que tienen un efecto analgésico y relajante, disminuyendo de esta manera el nivel de estrés y en definitiva, aumentando el bienestar general del individuo que lo recibe.

Compártelo con tus amigos

Por otro lado, al relajar la musculatura, aumenta la circulación sanguínea y el aporte de oxígeno y nutrientes a los músculos, curando de esta manera posibles lesiones.

El masaje puede producir efectos inmediatos sobre el paciente pero suelen ser necesarias varias sesiones para resolver problemas concretos.

Podemos decir que el masaje ayuda a relajar la musculatura, aumentar la flexibilidad, incrementar la circulación sanguínea y mejorar el estado de salud y el confort.

 

En definitiva, el masaje es una terapia alternativa que:

  • Mejora la circulación sanguínea y linfática 
  • Elimina toxinas
  • Aumenta la flexibilidad de las articulaciones
  • Incrementa la plasticidad del tejido conjuntivo
  • Disminuye la tensión muscular, mejorando el tono
  • Prepara la musculatura para el ejercicio
  • Disminuye el dolor crónico
  • Induce la neo vascularización, estimula la cicatrización
  • Palía los efectos del estrés y la ansiedad, provocando una sensación de bienestar
  • Obtiene una piel sana
  • Mejora el desarrollo del cerebro y el sistema inmunitario en animales jóvenes

 

Beneficios del masaje para mascotas

 

¿Y para el propietario? ¡También hay beneficios!

El masaje no sólo ayuda a estar mejor al animal sino que el propietario también recibe su recompensa.

Para empezar, mejora el vínculo entre el animal y su propietario. Y, además, puede reducir los gastos en visitas al veterinario y otros especialistas, como en los casos descritos a continuación.

En cachorros, el masaje, puede provocar una mejor aceptación de la manipulación por parte del veterinario o de un extraño.

En adultos, una mejor socialización y disminución de la ansiedad.

En geriátricos, mejora el dolor crónico y aumenta la calidad de vida.

En perros que participan en concursos de belleza, disminuye el estrés y el miedo hacia los demás participantes y a los ruidos, aumenta la confianza, mejora el equilibrio al caminar y la estabilización de la postura.

En perros braquiocefálicos (Bull Dog, Teckel, etc.), puede evitar las lesiones de columna que son tan frecuentes en estas razas.

 

¿En qué situaciones nos puede ayudar el masaje?

  • Problemas de comportamiento
  • Problemas ortopédicos crónicos
  • Rehabilitación de lesiones post-quirúrgicas 
  • Atrofia muscular
  • Enfermedades crónicas
  • Disminución de la formación de tejido cicatricial i adherencias
  • Mejora en el rendimiento de los animales de competición y trabajo
  • Mejora del flujo circulatorio y linfático
  • Control del dolor

 

¿En qué casos no podemos realizar un masaje?

 Cuando el animal presenta fiebre, una inflamación local aguda, una infección local o general. 

Si el animal está en shock.

Si el animal va muy cojo y no ha sido visitado por un veterinario.

Si el animal presenta algún problema cutáneo (herida abierta, erupciones, hongos, etc.), alguna anormalidad sin diagnosticar o un tumor.

Debemos tener especial precaución en cardiopatías, hepatopatías y nefropatías.

 

Beneficios del masaje para mascotas

 

¿Cómo debe ser una sesión de masaje?

Para empezar debemos sacarnos el reloj, pulseras y anillos para evitar causar daños al paciente.

Debemos escoger un sitio tranquilo, dónde el animal se sienta cómodo, sin distracciones ni otros animales, evitando ruidos y objetos que lo pongan nervioso.

El terapeuta debe estar relajado.

El animal puede estar en el suelo o encima de una mesa, pero la superficie debe ser suave y ligeramente blanda. El animal puede estar estirado, sentado o de pie.

Empezaremos el masaje sólo si el paciente está tranquilo y relajado.

Debemos comenzar el masaje al lado del perro, de manera que nos vea. Si no nos conoce, dejaremos que nos huela y nos coja confianza. A continuación colocaremos una mano en su espalda sin movimiento, si el animal nos lo permite, seguiremos acariciándolo y finalmente, si el animal está a gusto, empezaremos el masaje. Cuando el animal coja confianza nos podremos poner detrás de él.  No debemos colocarnos delante del animal ya que éste lo puede interpretar como una agresión.

Si estamos con el propietario, éste podrá controlar al animal, aunque somos nosotros los que deberemos controlar sus reacciones, interpretarlas y adaptarnos a su estado físico y mental.

Nunca debemos forzar al animal. Si es necesario, pararemos  el tratamiento si no es bien recibido. Por ello debemos evaluar la reacción del animal durante toda la sesión. 

Debemos tener en cuenta la actividad normal del animal, la que debe realizar o la que ha realizado antes del masaje. No actuaremos igual en el descanso de una competición que al acabarla.

No podemos tener un protocolo de masaje establecido igual para todos los animales, debemos adaptarnos a cada animal y a cada situación y jamás forzar una técnica que no le sea agradable.

Podemos aplicar calor antes y después del tratamiento.

El masaje lo podemos realizar antes, durante y después de sufrir una lesión.

Antes de empezar con la sesión de fisioterapia, el masaje prepara el cuerpo para realizar los ejercicios, mejorando, de esta manera el rendimiento y evitando lesiones.

Después de realizar ejercicio reduce la fatiga muscular y garantiza una rápida vuelta a la normalidad.


Fuente: VETFORMACION

Compártelo con tus amigos