Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

Embarazo y gatos, ¿compatibles?

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
  • Embarazo y gatos, ¿compatibles?

Embarazo y gatos, ¿compatibles?

Cuando una pareja recibe la feliz noticia de la llegada de un bebé, comienzan a surgir un montón de dudas. Si además conviven con un gato, una de ellas es la preocupación por contraer la Toxoplasmosis. ¿Pero, cuáles son los mitos y las verdades sobre esta enfermedad?

Compártelo con tus amigos

¿Qué es la Toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una infección producida por el parásito Toxoplasma gondii, que puede encontrarse en el intestino de los gatos (hospedador definitivo), en la carne cruda o poco cocida, en frutas y verduras sin lavar, en el polvo, en la tierra, en el arenero de los gatos y en lugares al aire libre donde hayan heces de gato.

Muchas personas están infectadas por éste parásito, aunque sus defensas impiden que se desarrolle la enfermedad. Sin embargo, las personas inmunodeprimidas y las mujeres embarazadas deben tomar precauciones especiales para evitar infectarse.

El parásito adulto vive en la pared del intestino de algunos gatos, estos eliminan huevos que se expulsan con las heces del felino infectado. Estos huevos tardan entre 1 y 5 días en ser infectivos, por lo que las heces recientes no tienen la capacidad de transmitir la enfermedad. Pero si el suelo queda contaminado por heces, pueden sobrevivir hasta 18 meses. Los mamíferos nos infectamos cuando ingerimos huevos que ya son infectivos. 

La infección es muy improbable en gatos de piso que se alimentan con una dieta comercial.

Los conejos, igual que todos los animales de sangre caliente (mamíferos y pájaros) son hospedadores intermediarios, y cuando se infectan presentan quistes en los tejidos, no eliminan el parásito en las heces. Por lo tanto, si tenemos un conejo como animal de compañía no debemos preocupar-nos.

 

¿Cómo se contagian las personas adultas?

La vía más frecuente es por el consumo de carne cruda o poco cocinada o por no lavarse las manos y llevárselas a la boca tras el manejo de carne cruda.

Debido al manejo poco higiénico de los excrementos de gato o la caja de arena, trabajos de jardinería con herramientas donde los gatos hayan podido defecar.

Por el consumo de leche cruda y vegetales crudos contaminados con heces de gato.

Estudios actuales demuestran que los dueños de gatos no tienen mayor riesgo de contraer la Toxoplasmosis que las personas que no los tienen.

 

¿Cómo se infectan los fetos?

La infección de los fetos sólo se puede producir cuando una mujer embarazada no ha tenido  contacto previo con el parásito. Si ha tenido contacto 6 meses antes de quedar embarazada, ya ha creado anticuerpos protectores, entonces no hay peligro.

 

Toxoplasmosis

FUENTE

1. Heces del gato

2. ingestión de esporozoitos

3. después de la infección aguda hay una formación de quistes en los tejidos (infección crónica en la carne, despojos)

4. consumo de carne

5. ingestión de esporozoitos

6. consumo de carne de los huéspedes intermediarios

7. infección por el contacto con objetos contaminados por ooquistes

8. posible infección accidental

9. persona infectada

10. infección por ingestión de carne infectada con los ooquistes

11. transmisión transplacentaria en la mujer embarazada

 

¿Qué manifestaciones produce?

Los gatos, generalmente no muestran ningún síntoma. En ocasiones pueden aparecer signos comunes como fiebre, malestar, pérdida de peso o diarrea.

En las personas adultas no inmunodeprimidas no suele provocar síntomas, la mayoría de la gente que está infectada lo desconoce ya que sus defensas mantienen controlada la infección.

En los fetos, la gravedad depende del mes de embarazo en el que se produce la infección:

Si ocurre durante el primer trimestre, el 15% de los fetos también se infectará. Si se produce durante el segundo trimestre, el 30%. Si se infecta durante estos 6 primeros meses puede producir malformaciones importantes o el aborto.

Durante el tercer trimestre, la probabilidad de transmisión es más alta, un 65%, pero no deja secuelas o son leves.

Para saber si se ha tenido contacto previo con el parásito se debe realizar un análisis de sangre, en la mujer embarazada, buscando la presencia de anticuerpos contra el parásito.

 

Consejos para evitar la infección:

En los alimentos:

 

  • Comer la carne bien cocida
  • Lavarse las manos con agua caliente y jabón después de manipular carne cruda y limpiar los utensilios y superficies utilizados
  • Lavar muy bien los vegetales crudos y adoptar las mismas medidas higiénicas que con la carne
  • Nunca probar las comidas antes de que estén bien cocidas

 

TOXOPLASMOSIS

 

En los gatos:

 

  • No permitir su acceso al exterior
  • Alimentar con pienso comercial
  • Limpiar la arena de los gatos todos los días
  • Limpiar la caja de la arena periódicamente con agua caliente y jabón
  • Dejar que otra persona limpie la arena del gato o hacerlo con guantes y mascarilla
  • Lavarse bien las manos con agua caliente y jabón tras tocar al gato, su arena o el suelo donde haya estado
  • No jugar con gatos desconocidos
  • Usar guantes para labores de jardín y asearse bien después.

 

 

¿Qué podemos hacer para pasar un embarazo sin preocupaciones?

Para la tranquilidad de la embarazada y de su ginecólogo, el veterinario debe extraer sangre al gato para realizar una determinación de anticuerpos contra Toxoplasma gondii. 

Si la prueba es negativa, no habrá ningún peligro y podrán convivir con él con normalidad. 

Si el gato es positivo y la embarazada también, también pueden actuar con total normalidad ya que ella ha contactado previamente con el parásito y ya está protegida contra él.

Si el gato es positivo y la embarazada negativa, ésta debe tomar todas las precauciones relacionadas con los alimentos, no debe contactar con otros gatos durante el embarazo y tomar las medidas de prevención mencionadas anteriormente. 


Fuente: VETFORMACIÓN

Compártelo con tus amigos