Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

Llega la primavera y aumentan los parasitos.

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
  • Llega la primavera y aumentan los parasitos.

Al llegar la primavera, los parásitos aumentan y hay que estar preparados/as.

Mosquitos, pulgas y garrapatas pueden infectar a las mascotas e incluso al ser humano.

Por tanto, la desparasitación rutinaria de las mascotas es imprescindible como medida de prevención.

Compártelo con tus amigos

¿Cuáles son los parásitos más comunes?

Tanto parásitos externos como internos, aprovechan las subidas de temperatura que trae consigo la primavera para reproducirse e incrementar el impacto en sus huéspedes. Ya sean perros, gatos e incluso humanos.

Los parásitos internos más comunes son los gusanos. Nematodos en caso de gusanos redondos, cestodos en caso de gusanos planos como las tenias. 

Los externos son, mayormente: pulgas, moscas, garrapatas y mosquitos.

Algunos de estos parásitos son específicos de perro, otros de gato, e incluso los encontramos que afectan a las dos especies por igual.

 

intestino parasitado Fuente: www.neovets.es

 

Intestino parasitado - Fuente: www.neovets.es

 

¿Qué provocan en los animales de compañía? 

 Los parásitos internos acostumbran a cursar con signos gastrointestinales que van de una simple diarrea por desequilibrio osmótico hasta muerte por shock y deshidratación. 

Algunos de ellos, en su recorrido por el interior del organismo, migran de un lugar a otro afectando de manera grave a órganos internos. Los signos visibles serán, en este caso, los correspondientes según el órgano o sistema atacados por el parásito. Úlceras, inflamación, ceguera, insuficiencia respiratoria e incluso perforación intestinal son algunos ejemplos.

Parásitos externos cursan con prurito, rubor, inflamación y heridas en el punto de inoculación. Dicho picor (prurito) y dolor, provoca a menudo que el animal se rasque de manera excesiva con las extremidades u objetos al alcance como podrían ser paredes o suelos. Si esto ocurre, se producen lesiones y heridas que pueden contaminarse y provocar una infección localizada. Hemos de recordar que infecciones regionales no tratadas pueden desembocar en infecciones sistémicas que pongan en peligro la vida de la mascota.

Pero la gravedad de los síntomas no va siempre acompañada del impacto directo del parásito sobre el animal. Dichos parásitos, sobre todo mosquitos y pulgas (pero también moscas y garrapatas) pueden actuar como vectores de una enfermedad aún de mayor gravedad. 

Es decir, pueden picar a un animal infectado y llevarse consigo los microorganismos e inocularlos posteriormente al picar a un animal sano. Dichas enfermedades pueden ser mortales como la erlichiosis o la lesihmaniosis. 

Puede darse también que la mascota ingiera por error dicho ectoparásito y el ciclo del microorganismo acabe desarrollándose en su interior. Un ejemplo común es la ingesta de pulgas por parte de un gato/a al acicalarse.

Perro con erlichiasis http://www.cvbitxos.com

Perro con erlichiasis - Fuente: http://www.cvbitxos.com

 

¿Cuáles son los huéspedes más vulnerables?

Sin duda, los cachorros son los individuos más vulnerables ya que carecen de un sistema inmunológico fuerte. Ellos deben recibir, por tanto, especial atención y una pauta adecuada para su edad desde los primeros meses de vida.

 

¿Pueden, los parásitos que afectan al resto de animales, afectar a los humanos?

Efectivamente. El ser humano puede contagiarse al entrar en contacto con deposiciones de su mascota (heces, orina), consumiendo carne cruda o mal cocinada de un animal de renta infectado e incluso si un mosquito que previamente ha picado a un animal doméstico infectado pica después a un ser humano. 

Ctenocephalides felis fuente: http://www.advantix.es

Ctenocephalides felis - fuente: http://www.advantix.es

 

¿Cuál es la pauta de desparasitación más recomendada?

Es importante seguir siempre las recomendaciones de nuestro/a veterinaria habitual. La edad, el estado inmunológico, la época del año y el peso, son factores a tener en cuenta en dicha administración. Así como también posibles alergias que padezca el animal. 

La pauta habitual es desparasitación contra ectoparásitos que se iniciará en primavera y se prolongará hasta el otoño (en función del producto administrado). En climas cálidos, deberá prolongarse. 

Para parásitos internos, lo más común es hacerlo durante todo el año cada 3-4 meses. 

Los desparasitantes externos más habituales que encontramos en el mercado son:

  • Sprays
  • Pipetas
  • Collares 

Los desparasitantes internos más habituales que encontramos en el mercado son:

  • Comprimidos
  • Jarabes
  • Pipetas 
  • Inyectables

Es importante tener en cuenta que no tenemos porqué usar sólo uno de los productos listado. Es recomendable, en la medida de lo posible, la combinación de estos para que el animal quede cubierto a un mayor rango de parásitos. 

Supervisar a nuestro animal, proporcionarle una dieta sana y equilibrada, visitas periódicas a nuestro/a veterinaria de confianza y una dosis diaria de ejercicio ayudarán a fortalecer su sistema inmune y con ello, contribuiremos a la prevención de enfermedades. 

 


Fuente: VETFORMACION

Compártelo con tus amigos