Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

¿Tu compañero gatuno no te deja dormir por las noches? Te contamos algunos consejos para tener noches más tranquilas.

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • ¿Tu compañero gatuno no te deja dormir por las noches? Te contamos algunos consejos para tener noches más tranquilas.

Si convives con gatos, y más aún si son jóvenes, seguro que has experimentado alguna noche de “fiesta gatuna”. 

Compártelo con tus amigos

Y es que los gatos son por naturaleza animales nocturnos, debido a que la noche es el momento en que, en estado salvaje, cazan a sus presas. Los gatos que viven con nosotros siguen manteniendo comportamientos y hábitos anteriores a la domesticación, como el instinto de caza, los hábitos nocturnos, el rascado de superficies, la tendencia a subirse a alturas,... todo les define como especie, y es importante que puedan desarrollarlo, por lo que es fundamental que les entendamos y procuremos que nuestro hogar esté adaptado a sus necesidades. 

 

En el caso de esos momentos de hiperactividad nocturna, sobre todo se observa en gatos jóvenes que no tienen más compañeros de su especie en el hogar, pero si lo analizas, ¡es normal! Durante el día suelen estar solos, ya que las personas tenemos que salir a trabajar, hacer la compra, realizar gestiones, o cualquier otra actividad de nuestro día a día. Mientras no estamos en casa, el gato está aburrido y lo más normal es que se pase casi todo el día durmiendo. Cuando la persona llega a casa por la noche, el gato se activa, pide interacción, comida, juego,... y su día comienza para él. ¿A quién no le ha pasado eso de tumbarse en la cama y que de repente un gato aparezca de un salto a cazarle los pies? En ese momento, somos su estímulo para sus juegos de caza, y aunque a nosotros lo único que nos apetezca sea descansar y nos resulte molesto, debemos entender el comportamiento de nuestro amigo. 

 

Entonces, ¿qué podemos hacer para que nuestro compañero no nos altere demasiado el sueño? ¡Te lo contamos!

 

Proporcionar juego y estimulación mental durante el día

 

Si estamos fuera de casa muchas horas, es difícil poder dedicar tiempo a jugar con nuestro gato, pero siempre que nos sea posible, debemos jugar con él: juegos con una caña, con una pelota, ratoncitos, con juguetes interactivos, cajas de cartón, etc. No a todos los gatos les gusta lo mismo, pero si conocemos a nuestro amigo, seguro que sabremos qué es lo que más le estimula a jugar. 

 

Para que puedan seguir activos y tengan estímulos durante el tiempo que pasan solos, es importante que procuremos que el ambiente de la casa les anime a ello. Así, podemos instalar un rascador alto al lado de alguna ventana, de tal manera que les permita entretenerse mirando el exterior: seguir el movimiento de pájaros, insectos, coches, o personas puede mantenerles despiertos y alerta. También podemos poner baldas o alguna plataforma bajo las ventanas, para que puedan ir cambiando de lugar de “vigilancia externa”. 

 

Por otro lado, existen juguetes interactivos y que tienen movimiento propio, como pececitos, ratones que se mueven y pueden perseguirlos,... Con estos juguetes pueden entretenerse, pero una cosa a tener en cuenta es que rápidamente se cansan de jugar con lo mismo, por lo que cada cierto tiempo es necesario hacer rotación de juguetes para que esa sensación de novedad les estimule a jugar. 

 

Los juguetes dispensadores de alimento también son una buena opción, ya que durante los momentos de ingesta de alimento del día, el gato no lo tendrá fácil, sino que tendrá que pensar y dedicar un tiempo a obtener su alimento, lo que estimulará su inteligencia. 

 

Como consejo, cuando llega la noche, es mejor guardar los juguetes, o al menos los que suenan, ya que además de no dormir nosotros, podemos tener algún conflicto con los vecinos, y no es lo mejor, ¿verdad?

 

Adoptar un compañero felino

 

Para los gatos, la compañía de otro miembro de su especie suele ser muy beneficiosa. Puede haber algún gato que prefiera estar solo, pero habitualmente cuando tenemos un gato joven y activo, el introducir en casa otro gato de carácter y edad similares, le ayudará muchísimo a conseguir ese equilibrio que tanto necesita. 

 

Un gato solo no tiene con quién jugar, se aburre, puede tener comportamientos destructivos, utilizará a su persona como presa, puede incluso no saber cómo controlar la mordida y nos hará daño, no nos dejará dormir por la noche,... Como cualquier animal, los gatos necesitan de otros gatos para aprender a relacionarse y a tener un comportamiento equilibrado, que les evite la ansiedad, y fomente su bienestar. Por tanto, si nuestro pequeño compañero está sufriendo esa hiperactividad nocturna te animamos a adoptar a otro gatito, así cuando se queden solos podrán destinar tiempo al juego, y por la noche estarán más cansados. En este post anterior del blog os contábamos algunas razones para adoptar dos gatos en vez de uno, y cómo no, hacíamos mención al tema del que estamos tratando en esta ocasión. 

 

Ofrece comida justo antes de irte a la cama

 

Si antes de dormir le das esa latita que tanto le gusta a tu compañero felino, seguramente se quede satisfecho y tranquilo, y fomentará su sueño. Por otro lado, si tu gato está acostumbrado a que en cuanto te despiertas le das su ración de comida húmeda, si algún día te apetece dormir un poco más, igualmente va a maullar pidiendo su comida, así que intenta modificar esa rutina a después de tu desayuno, de la ducha, etc, para que su alarma interna gatuna se retrase un poco. Además, no olvides dedicar un ratito a jugar con él, un poco antes de la hora de dormir. 

 

Sin duda, cuando decidimos adoptar un gato debemos conocer sus necesidades, sus comportamientos típicos de especie, sus rutinas, qué cosas pueden beneficiarle y cuáles no, qué podemos hacer nosotros para adaptar la casa a lo que necesita, etc. Si nos informamos e intentamos entender el comportamiento de nuestro amigo, más fácil será la convivencia y mejor será la relación que nos une. Este caso de excesiva actividad nocturna es bastante común, pero debemos saber que es un comportamiento totalmente normal en los gatos, y por ello, es nuestra responsabilidad ofrecer a nuestro amigo aquello que necesita para intentar minimizarlo, favoreciendo la convivencia y el descanso de ambos. 

 

Cuéntanos, ¿te ha pasado alguna vez que tu gatito no te deje dormir? ¿Qué hiciste para poder descansar?

 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos