Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

¡Estimula a tu gato para que beba agua con estos trucos!

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • ¡Estimula a tu gato para que beba agua con estos trucos!

Siempre es importante beber suficiente agua para mantener un buen estado de hidratación corporal, pero ahora en plena ola de calor veraniega, ¡debemos tenerlo aún más en cuenta! 

Compártelo con tus amigos

Fórmate con los mejores profesiones veterinarios

Los perros no suelen tener problema con la ingesta de agua, pero en cambio algunos gatos pueden ser muy especiales en cuanto a sus costumbres, y es necesario motivarles y enriquecer su ambiente. Anteriormente a la domesticación, los gatos como animales estrictamente carnívoros que son, obtenían su mayor aporte de agua de las presas que cazaban. Ahora al alimentarse fundamentalmente de alimento seco en nuestras casas, no obtienen agua de la dieta, por lo que debemos ser nosotros los que fomentemos que beban agua. 

 

Por eso, os queremos enseñar algunos trucos que seguro harán que vuestros amigos gatunos estén más hidratados y sanos, ¡atentos! 

 

No todos los recipientes son iguales. 

 

Los gatos prefieren bebederos grandes, en los que no se mojen continuamente los bigotes. Además, será mejor que el material del bebedero sea cerámica, cristal o acero inoxidable antes que plástico. El plástico no es bueno para el sabor ni calidad del agua, se asocia a la aparición de acné felino, y además como ya sabemos, su uso genera un severo daño medioambiental. 

 

El agua, siempre limpia y fresca. 

 

Por supuesto, debemos cambiar el agua una o dos veces al día, para que siempre esté limpia y fresca. Y no solo eso, también debemos lavar a fondo y desinfectar el recipiente al menos una vez a la semana. 

 

Aumenta la cantidad de agua en casa. 

 

Si aumentamos la cantidad de bebederos en casa, también aumentamos la posibilidad de que nuestro gato beba. Si solo tenemos uno, puede ser que no le guste demasiado su ubicación, o el recipiente en sí, pero si en varias estancias de la casa colocamos un bebedero, será más fácil que nuestro amigo felino se acerque a él. Y por supuesto, la comida y el agua siempre tienen que estar alejados de los areneros, recuerda que los gatos son amantes de la limpieza. 

 

¡Les encanta el agua que fluye continuamente! 

 

Sí, las corrientes de agua les encantan. ¿Quién no conoce a un gato que espera a que le abran el grifo de la ducha o el de la cocina? Tener a su disposición agua fresca, que fluye de manera contínua les estimula mucho a beber, por eso cada vez hay más modelos de fuentes para gatos. No siempre podemos complacer su deseo de abrir el grifo, y menos aún dejarlo siempre abierto, ¡el ahorro de agua es muy necesario para el Planeta! Pero sí podemos ponerles en casa un par de fuentes a las que acudan continuamente a beber, ¿ya las has probado? 

 

Agua con un toque diferente. 

 

Caldo de pollo, de pescado, de marisco,... ahora en verano podemos hacer cubitos de hielo con caldo y añadir alguno al bebedero. Su sabor preferido hará que beban más, pero eso sí, ¡el caldo sin sal ni ingredientes nocivos para ellos! 

 

Añadir comida húmeda a la dieta. 

 

No solo les encanta, si no que la comida húmeda es buena para los gatos al aportarles un extra de agua a su alimentación. No toda la comida húmeda tiene la misma calidad, y debemos estar atentos a sus ingredientes. Si es una lata de buena calidad, con alta proporción de carne, sin subproductos ni cereales, es adecuado añadirla de manera habitual a la alimentación diaria, ya que un aumento de la ingesta de agua, ayudará a que los riñones de nuestro amigo funcionen mejor, previniendo la insuficiencia renal. 

 

Si crees que tu gato bebe más o menos de lo normal, acude a tu veterinario. 

 

Por último, queremos recordar que hay patologías que pueden tener como síntoma un aumento o disminución de la ingesta de agua. Si esto ocurre, debemos visitar a nuestro veterinario de confianza lo antes posible. Se estima que la ingesta normal de agua de un gato sano es de 50 a 100 ml de agua por kilo de peso al día, así que si tenemos dudas, podemos ir midiendo la cantidad de agua que echamos en el recipiente y cuánta desaparece, de tal manera que podamos ofrecer a nuestro veterinario una estimación más precisa. 

 

Y tú, ¿conoces algún otro truco para que nuestros amigos gatunos beban más agua? ¡Compártelo con nosotros! 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos