Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

¿Qué hacer si mi perro no quiere pasear con correa?

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
  • ¿Qué hacer si mi perro no quiere pasear con correa?

Uno de los problemas más frecuentes que suelen aparecer (y normalmente en el que menos solemos pensar), cuando decidimos tener o adoptar un perro es su rechazo a la correa.

Compártelo con tus amigos

Esto suele ocurrir, sobre todo, en perros de los cuales desconocemos su pasado. Quizás nunca hayan paseado con correa, o por el contrario lo hayan hecho y hayan vivido una mala experiencia con ella y no quieran verla ni en pintura.

 

 

¿Qué podemos hacer en estos casos?

 

Lo primero es asumir que para el animal una correa es algo “antinatural”, un objeto extraño que nosotros le ponemos para limitar sus movimientos, por lo que el rechazo en sí es algo natural.

 

Salvo que vivamos lejos de núcleos urbanos, nuestros perros necesitarán saber andar con la correa, tanto por su seguridad como por la del resto de viandantes. Por ello es imprescindible convertir la correa en algo positivo para nuestro perro, ya que es un elemento necesario en su día a día.

 

¿Qué es lo primero que debemos hacer?

 

Fórmate con los mejores profesiones veterinarios

Antes de empezar a premiar y positivizar este elemento básico, es esencial dar con la correa adecuada para nuestro animal.

 

Si tenemos un perro grande y vivimos en ciudad quizás lo más adecuado sea una correa multiposición de 2 metros, pero si tenemos un chihuahua quizás podamos darle algo más de manga ancha con una correa extensible.

 

De todas maneras, con las correas extensibles hay que ser muy cuidadosos, ya que en el caso de que se nos caiga y nuestro perro se escape, tendrán la sensación de que algo les va persiguiendo o se asustarán con el ruido del mango rebotando en el suelo.

 

También deberemos adecuar la correa al medio en el que nos movemos, ya que quizás un perro escapista pueda disfrutar en el campo de una correa de 10 metros, mientras que en la ciudad andar con una correa así se hace casi del todo imposible, además de ilegal en algunas ciudades.

 

De acuerdo, ya tenemos la correa perfecta ¿qué hacemos ahora?

 

Si nuestro perro rechaza totalmente la correa dejaremos que la olfatee en casa con paciencia y sin forzarle a ello, e incluso si le apetece, que juegue con ella. Una vez vea que es algo inofensivo se la iremos acercando hasta engancharla a su collar o arnés y le dejaremos con ella puesta por casa (solo con correas no extensibles)..

 

Cuando esto le parezca algo normal iremos utilizándola para pasear por el pasillo o por la habitación y le premiaremos si nos sigue sin poner resistencia. Poco a poco iremos ampliando la zona de paseo, siempre premiando.

 

Cuando ya podamos ir por el portal o por la acera de casa, seguiremos premiando y ampliando la zona de paseo. Hasta que por fin podamos disfrutar de un paseo placentero para nuestro perro y para nosotros.

 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos