Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

4 cosas raras que aman los gatos

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • 4 cosas raras que aman los gatos

Esta semana ha sido uno de los varios Días Internacionales del Gato. Estos pequeños felinos nos tienen tan enamorados que no nos conformamos con que solo tengan un día en el que todos celebremos su existencia. Además, seguro que si al igual que nosotros, eres un/a “Cat Lover”, todos y cada uno de los días del calendario son para ti el mejor día para compartir momentos únicos con tu gato, ¿verdad? 

Compártelo con tus amigos

Por eso, porque nos encanta nuestra vida junto a ellos, queremos recordar algunos de sus comportamientos curiosos o raros, que seguro nos sacan una sonrisa a la vez que nos preguntamos “¿por qué lo harán?” Y es que los gatos son únicos y geniales, ¡no se puede negar! 

 

Beber de nuestro vaso o del grifo. 

 

¿Quién no ha dejado algún vaso sin supervisión y se ha encontrado a su gato bebiendo de él? Da igual que el agua salga del mismo grifo, beber de nuestro vaso parece que es mucho mejor. Y en parte tienen razón, porque cada vez que queremos beber, rellenamos nuestro vaso al momento con agua limpia y fresca, cosa que ellos no pueden hacer. Por mucho que intentemos mantener siempre limpio su bebedero, es habitual encontrar algún granito de pienso o algún pelo, cosa que a los gatos les incomoda, de ahí que nuestros vasos sean una mejor opción. 

 

Además, el agua que fluye continuamente es otra de sus cosas preferidas. Muchos gatos piden beber del grifo de la cocina o de la ducha, si pueden evitar el agua estancada, lo harán. 

 

Las cajas de cartón, la mayor diversión. 

 

Da igual que en el interior de la caja viniera el rascador más grande del mundo, las latitas más ricas o 5o ratoncitos de juguete, para ellos lo más interesante es la caja en sí. 

 

Como depredadores que son, una caja se convierte en el escondite perfecto. Se sienten protegidos, pueden acechar sin ser vistos, y es un lugar perfecto para el descanso… ¡incluso aunque sea demasiado pequeña! Los gatos son contorsionistas y son capaces de acurrucarse en los sitios más difíciles. 

 

Ya que las cajas les gustan tanto, podemos utilizarlas como enriquecimiento ambiental construyendo un castillo con varias cajas, por ejemplo. Es económico y el éxito está asegurado. 

 

Arrojar los objetos al suelo. 

 

En la decoración de nuestra casa, no somos los únicos que opinamos. Da igual que coloquemos esa figura que nos encanta en la mesa, que si a nuestro compañero gatuno no le hace gracia, lo más probable es que acabe en el suelo. En realidad no es que no les guste, si no que muchas veces lo hacen porque están aburridos o para llamar nuestra atención, por eso debemos jugar con él, enriquecer su ambiente y pasar tiempo juntos. 

 

Lamer nuestro pelo. 

 

Al igual que los gatos se lamen entre sí, en ocasiones alguno de nuestros gatos puede reproducir ese comportamiento con nosotros. Aunque sabemos que es una muestra de afecto, a nosotros no nos resulta muy cómodo, ya que suelen hacerlo cuando estamos sentados o tumbados, intentando descansar, y que nuestro mejor amigo nos de algún que otro tirón en el pelo, no es lo que más nos apetece, ¿verdad? Con este comportamiento quiere compartir su olor, es una forma de reconocernos e integrarnos en su familia, y además así elimina aromas del exterior que han quedado impregnados en nosotros y que no le agradan. 

 

Cada gato es único y seguro que si compartes vida con algún felino podrías decirnos alguna cosa más que, aunque sea rara, a tu pequeño le encanta, ¿a que sí? ¡Anímate y cuéntanoslo! 


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos