Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

Acné felino, ¿qué debes saber sobre él?

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • Acné felino, ¿qué debes saber sobre él?

Los gatos también pueden tener acné, pero no es tal y como lo conocemos en las personas. No son granitos que salen en la adolescencia, ni tiene ninguna relación con las hormonas, si no que esta patología puede aparecer a cualquier edad y en cualquier sexo.

Compártelo con tus amigos

Fórmate con los mejores profesiones veterinarios

¿Qué es el acné felino entonces? 

 

En la piel de los gatos, concretamente en la dermis, existen glándulas sebáceas y sudoríparas. Las glándulas sebáceas de mayor tamaño se encuentran en la barbilla, párpados, labios, superficie dorsal de la base de la cola, y zona escrotal. Todas estas zonas coinciden con las partes del cuerpo que utilizan los gatos para el marcaje de objetos,... ¡y personas! Seguro que alguna vez tu gato se ha restregado contigo, ¿verdad?

 

Estas glándulas sebáceas producen una secreción llamada sebo, que impermeabiliza el pelo y mantiene la flexibilidad de la piel. Si se produce un aumento de la actividad de estas glándulas, habrá una excesiva cantidad de grasa en la piel y el pelo, y será lo que de lugar al llamado acné felino. 

 

¿Por qué se produce? 

 

Como comentábamos, el aumento de actividad de las glándulas sebáceas predispone al  acné felino. Aunque las causas que lo originan no se conocen exactamente, se relaciona con un trastorno de la queratinización en el que los folículos pilosos producen una excesiva cantidad de queratina y sebo. Además, se ve influenciado por otros factores como una pobre higiene, el estrés, o estados de inmunosupresión. 

 

¿Qué síntomas nos hacen sospechar? 

 

La barbilla suele ser la zona más afectada, y se podrán observar comedones (puntos negros), cilindros foliculares, pápulas, pústulas, costras, incluso hinchazón y edema del mentón. 

 

Existen diferentes grados, siendo el más leve la presencia de comedones aislados, que surgen por el taponamiento de los folículos pilosos. Si se produce infección bacteriana secundaria, los folículos pilosos se inflaman y habrá foliculitis, formándose pápulas y pústulas de las que drenará material purulento. 

 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:

 

¿Tiene tratamiento? 

 

Como siempre, es fundamental en primer lugar que nuestro gato sea explorado por un veterinario para asegurar o descartar la presencia de acné felino, ya que existen más patologías de la piel como la demodicosis, dermatofitosis o granuloma eosinofílico con las que podría estar asociado. 

 

En los casos más leves de acné, puede que no tengamos que tratar, o que simplemente sea aplicar de forma tópica clorhexidina dos o tres veces al día, con el fin de eliminar el exceso de sebo y prevenir infecciones secundarias. En casos más complicados, será necesaria la toma de antibióticos, incluso el uso de corticoides en casos graves para disminuir la inflamación. 

 

¿Qué podemos hacer para prevenirlo? 

 

Para evitar que los gatos desarrollen acné felino se recomienda el uso de comederos metálicos, de cerámica o de vidrio, en vez de plástico; limpiar frecuentemente bebederos y comederos, mantener la zona de la boca y barbilla sin restos de comida, y en general mantener el espacio del gato limpio para evitar infecciones.

 

El acné felino puede ser muy molesto para nuestro gato, así que si sospechas de esta patología, acude rápidamente a tu veterinario más cercano, y por supuesto, ¡comparte esta información! 


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos