Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

Creo que mi perro está perdiendo demasiado pelo, ¿cuáles pueden ser las causas?

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • Creo que mi perro está perdiendo demasiado pelo, ¿cuáles pueden ser las causas?

El pelo y la piel de perros y gatos puede aportarnos pistas sobre su salud general, así que si notamos algún cambio en ellos, no debemos dejarlo pasar.

Compártelo con tus amigos

Como sabes, nuestros animales sufren un proceso natural de renovación del pelo, la muda, normalmente coincidiendo con la primavera y el otoño, ya que se asocia a la temperatura y al fotoperiodo. En la época de muda, es normal que notemos que a nuestro amigo perruno se le cae más el pelo, pero es una caída uniforme y transitoria, con la que no vamos a ver zonas alopécicas ni ningún signo que nos indique que existe patología. 

 

Pero… ¿y si observo que mi perro tiene el pelo pobre, sin brillo, tiene zonas concretas sin pelo, o algo que no sea lo típico de la muda? Pues seguro que sabes la respuesta, ¡hay que acudir a la clínica veterinaria y detectar la causa! 

 

Os contamos cuáles son las causas más frecuentes de una caída excesiva de pelo, ¡vamos a ello!

 

La dieta, importante en la salud general 

 

Una buena alimentación influye positivamente en la salud. Son muchos los alimentos para perros y gatos que podemos encontrar hoy en día en el mercado, pero no todos son de la misma calidad. Cuando la alimentación es deficiente, uno de los primeros signos que podemos apreciar es la mala calidad del pelo: es un pelo sin brillo, fino, pobre, que se cae con más frecuencia,... Si ocurre esto, y no hay ninguna otra causa, normalmente cambiando a una alimentación mejor, y aportando una suplementación con una fuente de ácidos grasos ricos en omega 3, en unas semanas se observa una mejoría evidente. 

 

Estrés 

 

Si has pasado por alguna temporada de estrés mantenido, seguramente hayas experimentado caída de pelo en algún momento. A las personas nos ocurre, pero a nuestros animales también. Esto podemos apreciarlo en los animales cuando están en la consulta veterinaria, ¿alguna vez has ido con tu perro o gato al veterinario y has observado que en ese momento parece que el pelo se le cae mucho más? Esta es una reacción puntual, que no tiene mayor importancia ya que en cuanto volvamos a casa, esa caída por estrés desaparecerá, pero en otros casos sí puede existir un estímulo estresante mantenido que provoque una pérdida generalizada del pelo. Además, el estrés puede desencadenar conductas compulsivas en perros y gatos, siendo ellos mismos los que por lamido constante, o directamente por arrancarse el pelo, puedan provocarse la alopecia. Un ejemplo de ello es la alopecia psicógena felina, en la cual el gato está sometido a una situación de estrés, aburrimiento, ansiedad,... y su reacción es acicalarse de manera compulsiva. Esto produce pérdida de pelo por el acicalamiento continuado, enrojecimiento de la piel, heridas, costras, etc. 

 

Enfermedades hormonales

 

Algunas enfermedades endocrinas, como el síndrome de Cushing o el hipotiroidismo canino, pueden producir pérdida de pelo, con un patrón típico: de forma simétrica, bilateral y sin prurito asociado. Al ser enfermedades sistémicas, es importante realizar las pruebas necesarias para confirmar el diagnóstico, e instaurar el tratamiento adecuado para que el animal mejore. 

 

Parásitos de la piel

 

Otra causa de pérdida de pelo son las parasitosis, producidas sobre todo por pulgas y los diferentes parásitos causantes de sarnas, como Sarcoptes o Demodex. Estos agentes están implicados en la caída local o generalizada de pelo, y puede ser muy molesto para el animal por el picor que algunos de los parásitos generan. Otro parásito que puede producir pérdida de pelo, es el responsable de la leishmaniosis canina, pero en este caso no es una acción directa del parásito a nivel cutáneo, como en el caso de los  ácaros de la sarna o las pulgas, si no que el cuadro clínico forma parte de una enfermedad sistémica. 

 

Infecciones causadas por hongos

 

Seguro que te suena la tiña, ¿verdad? También es conocida como dermatofitosis, y es una infección causada por un hongo que crece en las capas muertas superficiales de la piel, pelo y uñas. La especie más común es Microsporum canis, que puede afectar también a perros, gatos, incluso humanos, lo que convierte a esta enfermedad en una zoonosis. En las dermatofitosis podemos observar pérdida de pelo en zonas concretas o de manera generalizada, y costras y descamaciones de un color amarillento. 

 

Alergias y dermatitis bacterianas

 

Seguro que te suena la dermatitis atópica, ya que hoy en día es una causa frecuente de consulta. Es una enfermedad multifactorial, asociada a componente genético, y a alérgenos ambientales. Lo habitual es observar caída de pelo, picor y enrojecimiento de la piel. Hoy en día, las alergias en perros y gatos pueden ser originadas por muchas causas, y en ocasiones incluso es difícil llegar a la causa exacta. 

 

Como ves, detrás de una pérdida de pelo las causas pueden ser diversas, así que es fundamental acudir con nuestro compañero de vida a la consulta veterinaria, y así poder realizar las pruebas necesarias para llegar al diagnóstico. 

 

¿Qué más causas de pérdida de pelo en perros y gatos conoces? ¿Lo has experimentado alguna vez con tu compañero de vida? ¡Cuéntanos! 

 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos