Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

Gatos carey y tricolor, ¿qué tienen de especiales? Descubre su leyenda

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • Gatos carey y tricolor, ¿qué tienen de especiales? Descubre su leyenda

Los gatos son unos animales increíbles, aún bastante desconocidos para una parte de la población, pero por suerte cada vez son más queridos y respetados. 

Compártelo con tus amigos

Si ya descubriste el encanto de los gatos hace tiempo, y te defines como todo un “cat lover”, seguro que ya conoces muchísima información sobre su salud, comportamiento, enriquecimiento ambiental, peculiaridades de las diferentes razas,... ¿a que sí? Y es que en cuanto un pequeño felino aparece en nuestra vida, se nos abre un nuevo mundo de conocimiento con el fin de mejorar su bienestar. 

 

En esta ocasión queremos contaros unas curiosidades en cuanto al pelaje de los gatos, y es que existen dos colores muy especiales: el carey y el tricolor, y sin duda merece la pena saber un poco más sobre ellos. ¡Te lo contamos! 

 

Color carey, ¿cómo es y por qué los gatos con este pelaje son hembras? 

 

En primer lugar, carey no es una raza sino un patrón de color que combina el negro y el rojo. Así, hay variaciones de ambos colores, pudiendo diluirse el negro a marrón o gris, y el rojo a naranja, dorado o crema. El nombre de este pelaje tiene su origen en las tortugas carey, y es que si te fijas en su caparazón es de unos colores similares al de estas gatas. En inglés de hecho, a las gatas carey se las conoce como “tortoiseshell cats”

 

Prácticamente todos los gatos con pelaje carey son hembras, ya que la herencia de color va ligada a los genes. El color rojo/naranja, que es la base, está ligado al cromosoma X, de tal manera que para que un gato lo manifieste, es necesario que posea dos cromosomas X, lo que ocurre en las hembras. 

Como los machos tienen un cromosoma X y un cromosoma Y, sería imposible que fueran color carey, ¿verdad? Pues, aunque es extremadamente raro, sí se conoce el caso de algún gato macho carey pero para ello tiene que producirse una afección genética denominada Síndrome de Klinefelter, que consiste en la duplicidad del cromosoma X, dando como resultado un individuo XXY. Puesto que un animal con estos cromosomas sería un macho, y además con dos cromosomas X, es en este caso cuando podemos encontrar un gato macho carey, pero ¡son estériles! De esta manera, podemos decir que en torno al 97% de los individuos carey son hembras y el 3% restante, machos estériles. Curioso, ¿verdad?

 

La leyenda de las gatas carey

 

Estas gatitas son tan especiales, que existe una leyenda sobre su origen, ¿quieres conocerla? 

 

“Cuenta la leyenda que hace muchos años el Sol, cansado de vivir siempre en el cielo, deseaba saber cómo era vivir en la Tierra, con las personas y animales. Ansioso de poder cumplir su deseo, pidió a la Luna que le reemplazara por un día y ocupara su lugar en el centro del Universo. Su amiga accedió aunque solo permitió que el favor durase un tiempo muy limitado. De este modo, el Sol tuvo que elegir de entre todos los seres vivos que habitan en la Tierra la mejor opción para poder moverse sin ser descubierto, y tuvo clara su elección: una elegante y preciosa gata negra. Así, un día muy soleado de verano, la Luna se acercó al Sol hasta poder cubrirlo poco a poco. El Sol, en el cuerpo de la gatita negra, pudo cumplir su mayor sueño: recorrer y disfrutar de los rincones más bonitos de la Tierra. Tal fue la emoción y el disfrute del Sol que se olvidó completamente de la promesa que le había hecho a su amiga la Luna: que su estancia en la Tierra sería momentánea. La Luna, harta de esperar al Sol y de ocupar su lugar en el cielo decidió abandonar su puesto y desaparecer muy lentamente. Cuando el Sol se percató de la marcha de la Luna tuvo que actuar con rapidez y dejar el cuerpo de la gata negra para volver a su puesto en el cielo. Tan rápida fue su marcha que dejó unos rayos de su hermosa luz en el pelaje de la gatita. De esta manera, la preciosa gatita negra quedó con un pelaje lleno de destellos de luz. A partir de ella, todas sus crías nacieron con rayitos de luz anaranjados y destellos dorados en su cuerpo, además de poseedoras de la sabiduría y magia del Sol.”

 

¿Qué os ha parecido? Es bonita, ¿verdad?

 

Las gatas tricolor, otro pelaje especial

 

Cuando los colores negro y rojo se acompañan del blanco, da lugar al patrón tricolor, también conocido como cálico. En este caso pasa igualmente que con el carey: prácticamente todos los gatos tricolores son hembras, pudiendo aparecer algún macho si se produce la alteración genética que duplique el cromosoma X. 

 

Estas gatitas tan especiales también tienen su propia leyenda, a ver cuál te gusta más, si la de las gatas carey o las tricolor: 

 

“Cuenta la leyenda que hace cientos de años en un monasterio del Tíbet durante el siglo XII, hubo una discusión constante entre los monjes del monasterio. Ellos no lograban ponerse de acuerdo acerca de sus creencias teológicas, por lo cual tomaron la decisión de ponerse en ayuno durante unos días. Al terminar el ayuno, y sin llegar a un acuerdo, apareció en la puerta del monasterio una gata tricolor con sus crías también con estos colores. Los monjes adoptaron a estas gatitas, pues las consideraron como una ofrenda, y desde entonces solo tuvieron mente y corazón para concentrarse en cuidarlas, olvidándose así de los malentendidos y discusiones que tenían entre ellos. Así, uno de ellos reflexionó acerca del bienestar que habían causado las gatas en el monasterio y comentó a los demás que el patrón tricolor del pelaje de aquellas gatas tenía un significado divino. Según él, el blanco y el negro representaban el yin y el yang, señal de dos partes opuestas, y el color naranja arenoso representaba el color de la tierra, donde viven los seres humanos, de tal forma que esto representaba que los seres humanos podían ser tolerantes con sus diferencias y en vez de discutir podían unir sus pensamientos, para vivir en armonía. Además, al ser todas hembras, representaba que las hembras podían dar vida, señal de cambio, regeneración y de no seguir en la permanencia.”

 

Gracias a esta leyenda, se tiene el concepto de que las gatas tricolor son señal de armonía y tolerancia en los hogares, y se las considera como un símbolo de buena suerte. 

 

Sin duda, las gatas carey y tricolor son muy especiales, y si compartes vida con alguna ¡seguro que estás de acuerdo! Cuéntanos, ¿conocías las leyendas asociadas a sus orígenes? ¿Qué te han parecido?


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos