Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

La lengua, mucho más importante de lo crees para tu perro. ¿Qué sabes sobre ella?

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
  • La lengua, mucho más importante de lo crees para tu perro. ¿Qué sabes sobre ella?

¿Por qué crees que es tan importante? Si no lo sabes, o quieres descubrir alguna función que desconocías, ¡sigue leyendo!

Compártelo con tus amigos

La lengua es una de las partes más importantes de la anatomía del perro, ya que es fundamental para que se lleven a cabo funciones vitales para el animal. 

 

Parte fundamental del aparato digestivo.


Fórmate con los mejores profesiones veterinarios

Este órgano está formado por varios músculos que discurren en las tres direcciones del espacio, lo que le confiere una gran movilidad, haciendo posible sus funciones de prensión de alimento, succión de líquidos, y acción de deglución.

 

Aunque a veces los perros nos sorprendan comiéndose alguna que otra cosa asquerosa, sí que tienen papilas gustativas en la lengua, pero no tantas como los humanos. Los perros pueden saborear cosas amargas, saladas, dulces y agrias. Aun así, en la elección de lo que ingieren, el sentido que prima es el olfato por encima del gusto, de hecho, es habitual ver a los perros tragar sin ni siquiera masticar, así que, si ni mastican, aún menos lo de saborear, ¿no crees? 

 

Es su herramienta para beber agua, pero… ¿cómo lo hacen? 


Todos hemos visto beber a los perros, pero ¿te has detenido a observar el movimiento de su lengua en este momento? 

 

Podemos decir que los perros beben agua al revés. Cuando van a beber, meten la lengua profundamente en el agua y enrollan la punta hacia arriba y hacia atrás, adquiriendo una forma de cucharón, para que el agua quede atrapada dentro de esa “cuchara” y rápidamente cierran la boca para que sea mínima la cantidad que pueda derramarse. 

 

Ahora seguro que vas a ir a comprobarlo cuanto tu perro beba, ¿verdad?

 

Indispensable para su termorregulación. 


Cuando los perros tienen calor, no pueden sudar como hacemos nosotros. Aunque tienen glándulas sudoríparas en las almohadillas de sus patitas, no son suficientes para disipar el calor cuando la temperatura es demasiado alta, así que necesitan otro mecanismo de termorregulación, y en este momento es cuando interviene la lengua. 

 

El jadeo es la principal forma de regular su temperatura corporal y mantenerla en un rango adecuado para su bienestar y salud. Gracias al envío de un abundante flujo de sangre a la lengua y a la humedad producida por las glándulas salivales, el perro babea con la boca abierta y se refrigera al disiparse el calor mediante evaporación por el contacto con el aire que se inhala con el jadeo. Es la combinación del jadeo y la lengua lo que garantiza el éxito de este mecanismo termorregulador. 

 

Por este motivo, si nuestros perros tuvieran que llevar puesto bozal por la razón que sea, debemos fijarnos en que les permita abrir la boca para jadear en caso de que lo necesiten, de lo contrario, podemos comprometer la vida de nuestro mejor amigo al correr el riesgo de desarrollar un golpe de calor. 

 

Influye en la forma en que los perros ladran. 


Aunque el ladrido no se produce gracias a la lengua, sino a la existencia de las cuerdas vocales, la lengua juega un papel importante en la producción del sonido.

 

En el caso de las personas, la lengua interviene en el habla, así que ocurre lo mismo en cuanto al ladrido de los perros, aunque de forma diferente ya que en humanos tiene más que ver con la pronunciación, y en los perros con el volumen. Seguro que si escuchas varios ladridos sin conocer a los perros que los emiten, podrías hacerte una idea de qué tipo de perro es. No suena igual el ladrido de un San Bernardo que el de un Chihuahua, y esto es por la influencia del tamaño, la longitud y el grosor de la lengua en la emisión del sonido, incluso dentro de una misma raza, se pueden escuchar variaciones. 

 

Ellos también se comunican gracias a la lengua, y no solo modulando el ladrido. 


Observando la lengua de nuestro perro podemos darnos cuenta de si está estresado o algo le molesta. Si se lame constantemente el hocico o bosteza, hay muchas posibilidades de que esté inseguro o estresado.

 

Para los perros, la lengua forma parte de una de sus señales de calma más importantes. Si no sabes lo que son las señales de calma, te lo explicamos brevemente. Estas señales son signos que utilizan para calmarse ellos mismos ante situaciones de estrés o inseguridad, o para transmitir calma y seguridad a otros perros que puedan verse implicados en determinada situación. Puede decirse que se utilizan para hacer amistad con otros perros y con la gente, aunque las personas no siempre entienden su significado. 

 

Seguro que alguna vez has visto a tu perro relamerse o bostezar, y has pensado “bosteza porque tiene sueño”, o “se relame porque habrá cogido algo de comida”, y si analizas el contexto en el que estaba ocurriendo, te des cuenta de que quizás el perro no estaba cómodo, estaba un poco estresado, etc. 

 

Para las personas que convivimos con animales es fundamental conocer el lenguaje corporal de cada especie, para así poder entenderles y corregir situaciones que pueden ser desagradables para ellos. 

 

Indicador de salud. 


El color de la lengua es un indicador del estado de salud. El color normal es rosa, aunque algunas razas como el Chow Chow presentan un color azulado, o determinados perros pueden intercalar el rosa con zonas de pigmentación oscura a modo de lunares, en ambos casos está dentro de la normalidad y no indica ninguna patología. 

 

En caso de que la lengua de nuestro perro se torne pálida, muy roja, azulada, amarilla o marrón, debemos concertar una cita con el veterinario lo más pronto posible, ya que podría ser síntoma de anemia, hemorragia interna, falta de oxígeno, problemas hepáticos, etc. 

 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:

 

Limpieza. 


Aunque los maestros de la limpieza con la lengua son los gatos, los perros también utilizan este órgano para limpiar sus heridas, retirarse restos de suciedad, etc.

 

La lengua siempre está húmeda gracias a la saliva, y es esta la que contiene componentes capaces de destruir algunas bacterias, ofreciendo cierto espectro de desinfección. 

 

Aun así, todo debe de producirse siempre en su justa medida, ya que un exceso de lamido puede provocar heridas o infecciones, además de ser un síntoma de estrés en nuestro perro, por lo que debemos de estar atentos a este comportamiento. 

 

Ahora que has leído todo, ¿podías imaginar que la lengua fuera tan importante para nuestros compañeros de vida? ¡Comparte esta información si te ha parecido interesante! 


Fuente:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos