Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

Luxación de rótula en perros, ¿qué debemos saber?

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • Luxación de rótula en perros, ¿qué debemos saber?

Seguramente hayas conocido a algún perrito con luxación de rótula, ya que es relativamente frecuente, sobre todo en razas pequeñas. 

Compártelo con tus amigos

Lo que llama la atención a los cuidadores cuando existe luxación, es que mientras el perro va caminando, de repente da un pequeño saltito y mantiene una de las extremidades posteriores elevada durante algunos pasos. Rápidamente, la extremidad vuelve a su posición normal, sin que suponga un problema para el perro. 

 

Entonces, ¿qué es lo que ha pasado? ¿Tiene alguna consecuencia para el animal? ¡Te lo contamos! 

 

¿En qué articulación se encuentra el problema? 

 

Si piensas en tu rótula seguro que no tienes dudas: la articulación afectada es la de la rodilla, que une el fémur con la tibia. La rótula es un hueso pequeñito que se localiza delante de la articulación de la rodilla, y que debe estar en su posición correcta para que la articulación realice bien su movimiento. Cuando decimos que hay luxación de rótula, lo que ocurre es que la rótula se desplaza de su posición normal en la tróclea del fémur, y queda fuera de la articulación. 

 

Una vez la rótula sale de su posición correcta, puede desplazarse medial o lateralmente, siendo más frecuente el desplazamiento medial. Dependiendo de la gravedad, existen cuatro grados de luxación, siendo el primero el que menos afección produce al animal, y el cuarto el más grave, en el que la rótula puede permanecer luxada de manera crónica, incluso confundirse con problemas de cadera. 

 

Algunas razas tienen más predisposición a padecerla

 

En razas pequeñas, la luxación de rótula es una causa frecuente de cojera. Así, las razas más afectadas son pequeñas y miniatura, como el Yorkshire terrier, Chihuahua, Pomerania, Bichón maltés, Caniche o Pekinés, pero puede aparecer en cualquier raza. 

 

Muchas veces tiene un origen congénito, y los síntomas aparecen en animales jóvenes, incluso puede haber una afectación de ambas extremidades. Otra causa de luxación es por traumatismo, normalmente asociado a la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla. 

 

¿Qué consecuencias tiene para el animal?

 

En los casos crónicos, al existir una fricción constante del cartílago, termina derivando en artrosis, y habrá dolor y la cojera será más evidente. Por otro lado, existe una alteración de la pisada y la biomecánica de la rodilla, lo que somete a los ligamentos a una mayor tensión, incluso puede desembocar en su rotura.

 

Diagnóstico y tratamiento

 

Para diagnosticar la luxación de rótula nos basamos en la anamnesis, el examen ortopédico y la realización de radiografías. 

 

En cuanto al tratamiento, será diferente según el grado de luxación. En algunos casos en que la luxación es leve, podemos realizar un tratamiento conservador en el que incluyamos condroprotectores y nos apoyemos en la fisioterapia y rehabilitación para mejorar la estabilidad de la rodilla. 

 

En otros casos, el traumatólogo verá conveniente realizar el tratamiento quirúrgico para reparar tejidos blandos, reconstruir las zonas óseas dañadas, o ambos. En el caso de que se realice la intervención quirúrgica, es importante un buen postoperatorio, en el que el animal realice reposo y exista el apoyo de un veterinario rehabilitador. 

 

En patologías traumatológicas, la fisioterapia y rehabilitación pueden ayudarnos

 

Como hemos comentado, en el caso de que nuestro compañero perruno tenga luxación de rótula, contar con un profesional rehabilitador es muy positivo. Para mejorar la estabilidad de la rodilla, los ejercicios irán encaminados a fortalecer la musculatura cercana a la articulación: cuádriceps, tensor de la fascia lata, bíceps femoral,... De tal manera que a mayor tonificación muscular, más estable estará la rótula. Además, es importante manejar el dolor e intentar recuperar la movilidad en los casos en que ya exista artrosis. 

 

Por otro lado, especialmente si el animal tiene sobrepeso, es importante hacer una revisión de la dieta, e intentar bajar de peso para que no exista tanta carga sobre la articulación. Ya en casa y durante los paseos, podemos ayudar a nuestro perro evitando suelos resbaladizos, saltos, pendientes, etc… 

 

¿Conocías esta patología? ¿Alguna vez has visto a algún perrito que “iba dando saltitos” con una extremidad posterior? ¡Esperamos que esta información te haya resultado útil!

 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos