Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

Medicar a un gato, ¿tarea imposible? Te damos varios consejos

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • Medicar a un gato, ¿tarea imposible? Te damos varios consejos

Si tienes compañeros gatunos, seguro que alguna vez has tenido que enfrentarte a la difícil tarea de medicarles. 

Compártelo con tus amigos

Los gatos no suelen llevar bien tomar medicación, y algunas veces puede ser todo un reto para sus humanos, más aún cuando los gatos son capaces de detectar el fármaco incluso oculto en su comida favorita. 

 

Aún así, siempre podemos recurrir a algunos trucos, quizás a la primera no logres conseguir el objetivo, o el truco que utilices no sea el que mejor funciona con tu amigo, pero seguro que tarde o temprano lo conseguirás. 

 

¿Quieres conocer algunos consejos y consideraciones para que llegado el momento de medicar a tu gato, no sea una lucha? ¡Te lo contamos! 

 

Evita el estrés en la medida de lo posible

 

Nunca debemos estresar a nuestros gatos con un manejo inadecuado, pero con menos motivo aún si está enfermo. Hay gatos que ponen poca o ninguna resistencia a la toma de medicación, pero otros intentarán huir, arañarnos, mordernos,... y con ellos tendremos que aplicarnos mucho más e invertir esfuerzo en aprender cómo hacer un manejo “cat friendly” de esta situación. 

 

En primer lugar, os recomendamos que llevéis al gato a un lugar tranquilo, que para él resulte agradable, por ejemplo, su sofá favorito. Podemos utilizar premios para llamarle, y que así lo relacione con algo positivo, e invertir un poquito de tiempo en acariciarle, mimarle, hablarle suavemente y que se relaje junto a nosotros. Dependiendo de qué vayamos a utilizar para medicar, debemos de tenerlo todo preparado y a mano, para hacer uso de ello de manera rápida y no alargar este momento en exceso. 

 

La medicación directamente en la boca

 

Si el gato es colaborador, simplemente sujetando el ángulo de la mandíbula con una mano, y con la otra cogiendo la pastilla y abriendo la boca, lo tendremos casi todo hecho. Solo faltaría echar hacia atrás ligeramente su cabeza e introducir la pastilla directamente en la boca del gato, lo más cercano a la base de la lengua posible, para que haya más posibilidades de que la trague, y con cuidado de no hacer daño a nuestro amigo. Una vez introducimos la pastilla, liberamos la boca y permitimos que la trague. Es conveniente administrar un poco de agua con una jeringa seguidamente, para asegurarnos de que todo el producto llega al estómago sin complicación. 

 

En gatos de manejo más complicado, que intenten arañarnos, y con los cuales los siguientes métodos que vamos a comentar tampoco funcionan, podemos utilizar una toalla o manta fina para ayudarnos. De esta manera, colocaremos al gato sobre la toalla y le envolveremos cuidadosamente, cubriendo todo su cuerpo, salvo la cabeza y el cuello. Así, podremos sujetarle mejor, evitaremos que pueda arañarnos y podremos darle la medicación rápidamente. 

 

Además, conociendo la dificultad de administrar pastillas a los gatos, existe un dispositivo que nos permite introducir el medicamento directamente en la boca del gato de una manera sencilla, rápida y poco estresante para el animal. Este utensilio se conoce con el nombre de lanzapastillas, ¿lo conoces? Con este vídeo entenderás mejor su funcionamiento, y además te harás una idea de cuál es el manejo general del gato.  

 

 

Camufla la medicación en su comida favorita 

 

Otra opción, especialmente efectiva en gatos glotones, es camuflar el fármaco en su comida favorita. Podemos aprovechar su ración diaria de latita, o premios líquidos, para camuflar la medicación en una pequeña porción de ese alimento. Es interesante en este caso, que nuestro amigo tenga un poquito de hambre en ese momento, así comerá con más ganas la comida húmeda y aseguraremos que se toma toda la medicación. En este caso, podemos dejar la medicación tal cuál, partirla en trozos más pequeños o triturarla. Debemos tener en cuenta que no todos los comprimidos se pueden triturar, debido a sus características concretas (como los comprimidos o cápsulas gastrorresistentes), por lo que antes de nada, debemos consultar con nuestro veterinario si podemos triturar ese fármaco en concreto. 

 

Otra opción: Tritura y mezcla con agua

 

Si la pastilla puede pulverizarse, otra opción que podemos aplicar es la de mezclar el polvo fino que queda tras triturarla, junto con una pequeña cantidad de agua, unos 2 mililitros serán suficientes. De esta manera, simplemente tendremos que sujetar a nuestro amigo suavemente, e ir introduciendo la mezcla en la boca poco a poco con una jeringa, tal y como puedes ver en este vídeo. 

 

 

Es importante conocer también que algunos fármacos pueden tener un sabor que resulta bastante desagradable para los gatos, y puede dificultar seriamente el que tomen su medicación. Los gatos son muy sensibles al sabor amargo, así que perciben este sabor de una manera más intensa que nosotros. Si trituramos y diluimos en agua un fármaco amargo, solo con que nuestro gato perciba el sabor, empezará a babear, y será realmente desagradable para él, haciendo negativa esta experiencia. Al igual que comentábamos antes, es importante que consultemos con nuestro veterinario para conocer las características de cada fármaco. 

 

Como ves, si hacemos estos momentos de toma de medicación agradables, más fácil será que nuestro amigo colabore, y así evitaremos que se estrese de manera innecesaria. ¿Conocías estos métodos para medicar de forma oral a los gatos?

 

Cuéntanos, ¿cómo ofreces medicación a tu amigo gatuno? ¿Es una experiencia positiva para él? 

 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos