Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

Mi perro parece que se ahoga... ¿Sabes lo que es el estornudo inverso?

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • Mi perro parece que se ahoga... ¿Sabes lo que es el estornudo inverso?

Una de las curiosidades relacionadas con nuestros animales que aún sigue siendo bastante desconocida, es el estornudo inverso. 

Compártelo con tus amigos

No obstante, seguramente tu perro lo haya manifestado alguna vez, pero en ese momento creías que se había atragantado o que tenía tos. ¡Es normal pensarlo si se desconoce su existencia! Por eso, para que sigas ampliando tus conocimientos sobre nuestros mejores amigos, en este artículo queremos contarte lo más relevante sobre este “estornudo”. ¡No te lo pierdas! 

 

¿Qué es y por qué se produce? 

 

Si piensas en un estornudo típico, de los que todos tenemos cuando estamos resfriados o algo nos produce irritación en la mucosa respiratoria, seguro reconocerás que se produce una salida repentina de aire del interior de nuestros pulmones hacia el exterior, por la nariz y/o boca. En el estornudo inverso, tal y como su nombre indica, se produce al revés: el aire en vez de salir, es inhalado de manera brusca, produciendo un sonido fuerte, que puede confundirse con tos o un ronquido. Esta inhalación es consecuencia de un espasmo muscular,provocado por irritación en el paladar o en la tráquea. 

 

¿Qué notaremos en nuestros animales? 

 

Como hemos comentado, el ruido respiratorio que se produce es bastante característico, entre tos, ronquido, carraspeo,... Puede parecer que el perro se ahoga o está sufriendo un ataque de asma, ya que es bastante ruidoso, y además, la postura que adopta el perro durante el episodio, puede hacer que el responsable del animal se preocupe aún más. Cuando se produce el estornudo, el animal suele quedarse quieto con los codos separados, estira el cuello, agacha el lomo, y se muestra un poco encorvado, así que sí… si alguna vez te has asustado, ¡era totalmente normal!

 

Algunas razas son más propensas que otras, entre las que destacan el Carlino, Bóxer o Bulldog, y en general cualquier raza braquicéfala o perro de hocico chato. 

 

¿Qué puede desencadenarlo?

 

Son varios los motivos que pueden causar el estornudo inverso: un episodio de excitación o estrés, alérgenos como el polen o el polvo, productos irritantes que utilizamos en el hogar como fregasuelos o ambientadores, perfumes, etc, También puede producirse por collares demasiado apretados o tirones de correa, incluso en casos de intolerancia al ejercicio. 

 

No es fácil identificar la causa pero, si lo conseguimos, podremos reducir en parte estos  episodios, aunque siga siendo bastante improbable evitarlos en su totalidad. 

 

¿Debemos preocuparnos cuando aparece?

 

Especialmente cuando lo vemos por primera vez, y no sabemos de qué se trata, es normal que impresione y pueda asustarnos, pero ¡quédate tranquilo! Te aseguramos que no es algo peligroso. Este estornudo es algo natural en los perros, por lo que no debemos agobiarnos ni agobiarles, si no permanecer tranquilos y esperar junto a ellos a que en unos segundos desaparezca. Aunque no sea peligroso, si a nuestro perro empieza a ocurrirle muy frecuentemente o algún episodio se complica, debemos acudir a la clínica para que nuestro veterinario de confianza examine a nuestro compañero perruno y determine si puede deberse a alguna otra patología. 

 

¿Puedo hacer algo para ayudar a mi perro?

 

Fundamentalmente, mantén la calma. Nuestros animales se fijan en nuestras emociones y lenguaje corporal, así que hay que evitar poner al perro nervioso. 

 

Por otro lado, podemos ayudar a que el episodio de estornudo se detenga hablando con voz suave a nuestro mejor amigo mientras realizamos un masaje delicado en la zona de su garganta. Dependiendo del perro y la reacción que creemos que puede tener, se puede tapar las narinas durante pocos segundos o soplar cerca de ellas para hacer que abra la boca y respire, o ser nosotros los que abramos delicadamente la boca del perro y presionemos la lengua para detener el reflejo del estornudo. En realidad, es un proceso que dura solo unos segundos y no produce ningún daño o secuela para nuestro perro, así que te recomendamos que intervengas lo menos posible. 

 

¿Conocías este tipo de estornudo? ¿Crees que tu amigo perruno lo ha sufrido alguna vez? ¡Cuéntanos! 

 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos