Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

5 claves para tener un paseo perfecto con nuestros perros

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
  • 5 claves para tener un paseo perfecto con nuestros perros

5 claves para tener un paseo perfecto con nuestros perros

El paseo es el momento clave del día para nuestros perros, quizás el que más esperan y el que más deberían disfrutar, por eso debemos tener en cuenta ciertos factores para proporcionarles un paseo de calidad y, sobre todo, vivir un momento especial para ambos en el que cultivar nuestro vínculo emocional. 

Compártelo con tus amigos

Al igual que las personas intentamos tener nuestros momentos de ocio tras un duro día de trabajo, los perros también quieren disfrutar de su momento de discernimiento diario; salir del espacio donde pasan el 95% de su tiempo, conocer a nuevos amigos, descubrir nuevos olores o, simplemente, estirar las patas y echar unas cuantas carreras en el pipican de la esquina. Y, además para él, no solo es el mejor momento del día por el hecho de salir de casa, sino que es el mejor, porque sabe que lo va disfrutar junto a ti.

 

Fórmate con los mejores profesiones veterinarios

Hay diversos aspectos claves que pueden convertirse en factores diferenciales entre tener una escapada perfecta con nuestro mejor amigo o, todo lo contrario, convertirlo en un suplicio para ambos: tirones, ladridos, estrés, conflictos con otros perros…

 

En este artículo os vamos a dar 5 consejos para que el paseo sea un momento único e inolvidable para vosotros:

 

Dedicar tiempo al paseo. Todos conocemos bien al perro que comparte la vida con nosotros, por lo que deberíamos ser conscientes del tiempo de ocio que necesita según su edad, raza, condición física, estado de salud, etc. Sea más o menos tiempo, nunca debería ser tan escaso como para impedirle disfrutar plenamente de su ratito especial. El paseo debe ir más allá de bajar a la calle, hacer las necesidades y volver a casa. 

 

Buscar zonas de paseo tranquilas. Aunque es muy importante que nuestros perros se acostumbren a todas las variables de la ciudad, siempre viene bien alejarse un poco del agobio de las costumbres cosmopolitas, no solo le vendrá bien a tu perro, seguro que también a ti. Un rato de desconexión es muy beneficioso para olvidar la rutina y para reducir los niveles de estrés.

 

Evitar la correa corta y los tirones. Ante todo debemos entender que la correa es un elemento “antinatural” para nuestros perros, un accesorio que limita sus movimientos, pero, salvo que vivamos lejos de núcleos urbanos, nuestros perros se tienen que acostumbrar a andar con la correa. Por ello debemos convertir la correa en algo positivo para nuestro perro. El largo adecuado de la correa debería ser superior a dos metros, y además, debemos evitar la tensión de la misma durante el paseo. De esta manera lograremos que sea menos invasiva para su movilidad y aprenderá a no tirar.

 

Respetar el olfateo. No solo es importante hacer ejercicio físico, sino que también hay que permitir las paradas para que los perros olfateen todo aquello que deseen. El olfateo es un hábito saludable, con el que oliendo cada árbol, farola, planta, acera, etc descubren un mundo apasionante para ellos, y además les ayuda a calmarse, siendo una vía importante para liberar estrés. Un perro que no olfatea, no conseguirá relajarse, estará siempre en tensión prestando más atención a los estímulos visuales o auditivos, reaccionando ante otros perros, etc. Si a tu perro le cuesta pararse a olfatear, puedes utilizar su pienso o premios favoritos para esconderlos durante el paseo y que los rastree. No olvides que un perro que olfatea, será un perro feliz. 

 

No impedir la socialización. Los perros son animales sociables por naturaleza, por lo que es muy importante que se acostumbren desde bien pequeños a conocer a otros perros, personas y cualquier otro tipo de seres vivos. De esta manera, aprenderán el “cortejo” de presentación, aceptarán con normalidad la aparición de nuevos individuos en su entorno y tendrán un carácter más equilibrado. Tampoco debemos irnos al extremo de forzar una presentación, la naturalidad es la clave de la socialización. Los perros se entienden perfectamente entre ellos, nos dan señales a nosotros y a sus compañeros de lo que sienten: “no te acerques”, “quiero olerte”, “quiero jugar”, “dame mi espacio”... por lo que debemos estar muy atentos a estos signos y respetar siempre sus emociones. Si forzamos una presentación con otro perro, por mucho que nos parezca bien a nosotros, le podemos generar una mala asociación y, por lo tanto, un trauma que le marcará el carácter.

 

Si sigues estas normas básicas, seguro que disfrutarás de un paseo muy placentero con tu mejor amigo y será un momento inolvidable para ambos, del que saldréis más unidos que nunca.


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos