Cargando...

UNA FORMA DIFERENTE DE ENSEÑAR A LOS AUXILIARES VETERINARIOS

AUXILIAR TECNICO VETERINARIO

5 patologías frecuentes en los ojos de los perros

Sigue las últimas novedades con VETFORMACIÓN
¿Te gustaría trabajar por el bienestar de los animales? Descubre tu futuro.
He leido y acepto la Política de privacidad
  • 5 patologías frecuentes en los ojos de los perros

La mirada es una de las armas caninas más efectivas para conquistar nuestros corazones… ¡Nos ponen esos ojitos y es muy difícil resistirse! 

Compártelo con tus amigos

Fórmate con los mejores profesiones veterinarios

Día a día miramos a nuestros perros, pero no siempre nos damos cuenta a tiempo de ciertas patologías que pueden afectar a sus órganos visuales, por eso queremos recordaros estos 5 problemas frecuentes que pueden experimentar nuestros mejores amigos. ¡Sigue leyendo! 

 

Conjuntivitis

 

Es bastante común, y es raro que nuestros perros no la sufran en algún momento de su vida. Consiste en la inflamación de la conjuntiva, que es una membrana transparente que rodea el ojo y la cara posterior de los párpados. Al igual que en nosotros, podemos darnos cuenta de que nuestro perro tiene conjuntivitis al ver un aumento del lagrimeo, secreción de exudados, inflamación o enrojecimiento de los ojos. 

Sus causas pueden ser variadas: bacteriana, viral, alérgica, secundaria a un traumatismo o factor ambiental, a otras enfermedades oculares o sistémicas, o incluso neoplásica, y para llegar al diagnóstico correcto no valdrá solo con la observación de los signos clínicos, si no que serán necesarias otra serie de pruebas complementarias para poner tratamiento lo antes posible. 

 

Glaucoma

 

Es una enfermedad del nervio óptico que produce, en su evolución, ceguera irreversible. Su aparición se debe principalmente a problemas en el drenaje del humor acuoso del ojo, ya sea por anomalías del ángulo iridocorneal (en glaucoma primario, normalmente con predisposición racial) o porque se obstruye (secundario a uveítis, luxación del cristalino, tumores o hemorragias intraoculares). Este desequilibrio del drenaje es el que produce el incremento de la presión intraocular y en consecuencia el daño irreversible del nervio óptico. Los síntomas dependen del estado, gravedad, causa y tiempo que lleve el glaucoma pero podemos darnos cuenta porque el perro está apático, se frota el ojo, tiene signos de dolor y/o de pérdida de visión, aparece edema corneal, enrojecimiento, la pupila está dilatada, el globo ocular se “inflama”, etc. El tratamiento precoz del glaucoma es fundamental para garantizar la visión, así que al mínimo síntoma, hay que acudir al veterinario con urgencia. 

 

Entropion

 

Algunas razas como el Shar Pei, Bulldog inglés o Chow Chow tienen especial predisposición genética al entropion. Este consiste en la inversión de parte o todo el margen palpebral hacia dentro, de tal manera que se produce un constante roce de las pestañas y pelo con la córnea, lo cual puede originar úlceras corneales, además de una molestia continua para el animal. 

 

Para corregirlo, según el caso, pueden colocarse puntos de sutura de tal manera que estiren la piel del párpado y no haya roce con el ojo, o bien tendrá que realizarse la resección quirúrgica para eliminar el trozo de piel sobrante. 

 

Ojo de cereza

 

¿Sabes que los perros tienen tres párpados? El llamado tercer párpado o membrana nictitante está escondido en el canto interno del ojo, pero si existe debilidad en la fijación de la glándula de este párpado, es cuando vemos el conocido como prolapso de la glándula del tercer párpado u ojo de cereza. Normalmente se observa en cachorros y perros jóvenes de razas como el Cocker spaniel, Bulldog, Beagle, Shih tzu o Bloodhound, y es fácil darse cuenta porque aparece una masa de color rosa-rojiza en la parte del ojo más cercana la nariz. Esta glándula se encarga de producir parte de la lágrima, por lo que su prolapso supone una pérdida de lubricación del ojo. Aunque es llamativo de ver, no es doloroso para el animal, pero sí molesto, y debemos mantenerlo lo más hidratado y protegido posible del roce y la suciedad hasta que se realice la cirugía para recolocar la glándula. 

 

Cataratas

 

Aunque las cataratas están asociadas al proceso de envejecimiento, también pueden aparecer por otras causas como traumatismos, procesos inflamatorios del ojo, patologías como la diabetes o incluso un cachorro desde temprana edad puede presentar catarata congénita. La catarata se produce debido a que el cristalino va perdiendo transparencia, y a medida que ocurre podemos observar que la zona de la pupila, que debe ser negra, se ve más azulada o blanquecina. Según se va formando, el perro pierde visión, por lo que el principal signo de alarma llega cuando no reconoce objetos o personas que están lejos, de noche se siente más inseguro, incluso se choca con cosas que antes esquivaba sin problema. Por suerte, la cirugía es efectiva, y se puede evitar así la ceguera del animal. 

 

AUXILIARES TÉCNICOS VETERINARIOS FORMADOS CON VETFORMACIÓN, NUESTROS EX-ALUMNOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA:

 

Estas son solo algunas de las muchas patologías que pueden afectar a los ojos de los perros, pero ¡existen muchas más! Como siempre, debemos estar muy atentos a cualquier cambio en los ojos de nuestros compañeros perrunos para acudir lo antes posible a la clínica veterinaria. 

 

Seguro que no quieres que deje de existir esa conexión mágica entre vuestras miradas, ¿verdad? 


Fuente: VETFORMACIÓN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?

Cuéntaselo a tus amigos