Trucos para elegir el alimento más adecuado para nuestro perro

Fórmate con los mejores profesiones veterinarios

Para los que ya han tenido animales antes es más fácil, pero si es tu primer perro, es inevitable que sean muchísimas las dudas y preguntas que se te pasen por la cabeza. Es normal, ¡no te agobies!

Tanto si este es tu caso, como si ya tienes perro, en este artículo queremos ayudarte a resolver una de esas muchas dudas, y además ¡es una de las más importantes!… ¿Cómo elijo el alimento para mi perro?

¡Sigue estos consejos!

Los perros son omnívoros, pero la base de su alimentación deben ser los productos cárnicos.

Como descendientes del lobo que son, la alimentación de los perros debe estar basada en su mayor porcentaje en productos cárnicos. Durante la domesticación, el perro ha ido adquiriendo un papel más “carroñero” al tener que alimentarse en muchas ocasiones de las sobras que le proporcionaba el ser humano, las cuales eran pan, restos de algún guiso, huesos, etc.

A día de hoy somos más conscientes de las necesidades nutricionales reales de nuestros mejores amigos, y por ello descartamos totalmente esta alimentación nada equilibrada a base de los desechos de la alimentación humana. Además, existen alimentos que para nuestros perros son tóxicos, como el ajo, la cebolla, el chocolate o las uvas, por lo que la alimentación “casera” se vuelve aún menos recomendable. Sobre estos alimentos perjudiciales, puedes consultar este artículo de nuestro blog.

Actualmente, lo más extendido es el alimento conocido como “pienso”, unas bolitas secas resultantes de la mezcla y procesado de diversos ingredientes cuyos nutrientes se complementan para crear una fórmula equilibrada.

Existen miles y miles de marcas y variedades, con diferentes calidades, y es de esto de lo que vamos a seguir hablando en los siguientes puntos.

No te dejes embaucar por los envases.

Como decíamos, el lineal de piensos de cualquier tienda de accesorios para animales, supermercado, etc… nos ofrece tantísima cantidad de productos para elegir, que es muy fácil cometer el error de comprar el que más nos llama la atención, sin ser conscientes de su calidad.

Envases coloridos con reclamos como “receta casera”, “sin gluten”, “ingredientes naturales”, “sin aditivos”, etc captan rápido la atención de quienes buscan alimento para su perro, pero al igual que pasa en alimentación humana, nuestra decisión la debe marcar el contenido, y para ello debemos analizar la composición.

Si queremos estar más seguros de nuestra elección, en nuestro centro veterinario de confianza seguro que estarán encantados de asesorarnos sobre el alimento ideal para nuestro compañero, y además nos aseguramos de que el alimento está formulado por veterinarios nutricionistas. En las tiendas de productos de animales hay piensos muy buenos, pero también hay otros que no lo son para nada, así que tendremos que estar muy pendientes. Donde nunca recomendamos adquirir la alimentación de nuestros compañeros de vida es en los supermercados, ya que todos los productos que ofrecen son de menor calidad.

Lee siempre la etiqueta del producto.

La única manera de conocer la calidad del envase de pienso que tenemos delante es buscar la etiqueta y leerla detenidamente. Como decíamos, la base de la dieta de los perros debe ser la carne, así que su cantidad y procedencia es clave, y es lo primero que tenemos que buscar en el etiquetado.

En cualquier alimento humano o animal, los ingredientes se redactan en orden de mayor a menor cantidad, así que si los primeros ingredientes son pollo, ternera, pavo, salmón, o cualquier otra fuente de origen animal, será un alimento a tener en cuenta. Eso sí, debemos fijarnos en que la proteína animal no venga en forma de subproductos animales ni en forma de harina, siempre debe aparecer como carne fresca o deshidratada, y acompañada de su porcentaje. Es demasiado habitual que los piensos estén compuestos en su mayoría por cereales en vez de carne, así son más baratos de producir para las empresas, pero una alimentación basada en un gran porcentaje de maíz, cebada, trigo, etc no es nada recomendable. De hecho, por su excesiva utilización en los alimentos animales, muchos son los que desarrollan alergias, obesidad, diabetes, intolerancias alimentarias, etc, así que es importante que descartemos los alimentos que contengan cereales en su composición.

Elige el alimento de acuerdo a las características del animal.

El perro es la especie con más variabilidad de razas y tamaños, por lo tanto no es lo mismo alimentar a un Chihuahua que a un Pastor Alemán. Una vez que ya sabemos que determinado pienso es de buena calidad, debemos decantarnos por la variedad del mismo más acorde a las características de nuestro animal. Por ejemplo, un tamaño de croqueta excesivamente grande no va a ser bien tolerado por un perro de 4 kg, o al revés. Además, otros factores como la edad del animal, la actividad diaria que realiza o la existencia de enfermedad, es importante ya que en cada uno de los casos las necesidades energéticas o los ingredientes serán diferentes.

Invertir en una buena alimentación, es invertir en salud.

No hay duda de que una buena nutrición es la base de una buena salud. La población es cada vez más consciente de esta premisa, la gente se fija más en lo que come, y además busca que la alimentación de sus animales sea igualmente saludable.

Un alimento de calidad siempre será algo más caro que otro que no lo es, pero a la larga sale barato, ya que la salud, vitalidad y bienestar de nuestros animales está por encima de cualquier precio, ¿verdad?

Esperamos que con este post hayamos despejado alguna de tus dudas sobre la alimentación canina, ¡ahora a ponerlo en práctica!

aquielvideo